sábado, 31 de julio de 2010

El origen de algunos dichos populares

Cuantas veces has dicho “no sé ni J” sin saber porque es un dicho tan popular o de donde viene tan mencionada frase. La verdad existen cientos de dichos que la mayoría no sabemos de donde provienen y que, incluso, a veces utilizamos mal por no saber con exactitud su significado, ¿quieres conocer el origen de algunos? pues acá te lo cuenta “un pajarito”.
  • Salvarse por un pelo
¿Creía que era porque un pelo es algo muy fino, y de allí venía el dicho? estaba en un error al igual que yo. Este dicho viene porque en la antigüedad los marineros cuando caían al agua generalmente eran agarrados y subidos de los pelos. Por esta razón solían dejarse el cabello lo más largo posible, el cual, al hundirse el cuerpo, quedaba flotando y era un excelente punto de agarre.
  • Me lo contó un pajarito
En Grecia y Roma, sobretodo en la última, se creía que los pájaros, al ser dueños del vuelo, poseían características magnificas de percepción. Como con el tiempo comenzaron a ver que ante una tormenta severa las aves eran las primeras en evacuar la región, los romanos, las designaron como portadoras del saber futuro. De hecho el rito de los Augurios, donde se intentaba predecir el futuro, se basaba en observar el volar de los pájaros -al igual que lo hicieran Rómulo y Remo esperando ver 12 pájaros para fundar Roma-. De Aquí viene que el dicho “me lo contó un pajarito” signifique que nos enteramos de algo “misteriosamente”.
  • Tirar la casa por la ventana
En el siglo 19, cuando alguien ganaba la Lotería Nacional de España se estilaba a que los amigos y familiares del afortunado fueran a su casa y, literalmente, arrojaran todas sus posesiones por la ventana. Esto en señal de la nueva vida de dicha persona.
  • No saber ni J
La J es una letra que viene del idioma Hebreo. Como en su forma escrita la J -que es la letra más chica de todas- forma parte de la estructura escrita del resto de las letras, “No saber ni J” significa no saber nada.
  • Marcharse a la Francesa
Haciendo porte de histórica mala educación , en Francia, durante el siglo XVIII se comenzó a estilar marcharse de una reunión o de la mesa sin saludar, ni siquiera hacer el menor gesto de cortesía. Con el tiempo esta práctica se generalizó tanto que marcharse saludando comenzó, irónicamente, a convertirse en algo señal de mala educación.
  • Cargar con el muerto
En varios territorios de la época medieval existía una ley que dictaba que cuando no se podía hallar al asesino de un cadáver encontrado, los pobladores del pueblo al que pertenecía dicha persona debían pagar una multa conjunta. Como a nadie, sea la época que sea, le gusta pagar impuestos… los pobladores al encontrar un cadáver se apuraban a cargarlo, y de común acuerdo, transportarlo y arrojarlo en un poblado vecino para salvarse de la multa.
  • Vérselas negra
Sinceramente yo pensaba que estaba relacionado a que generalmente cuando algo se oscurece termina siendo malo: el cielo se pone negro ante una tormenta, la comida al ponerse rancia, etc etc por lo que pensé que de esto venía el dicho. Sin embargo, su origen es mucho más antiguo. Cuando se ocupaba un cargo público en la Grecia pre-edad Dorada los ciudadanos debían recurrir a un llamativo sistema de elección al azar. Metían la mano en una bolsa y sacaban de ella un pedazo pintado de madera: la mayoría de los pedazos eran negros mientras que algunos, los que representaban ser elegido, eran blancos. De aquí viene el dicho.
  • Brillar por su ausencia
En los funerales Romanos se solía exhibir las efigies de los antepasados como señal del linaje. Durante la honra fúnebre a Junia -la cual era familiar de dos de los conspiradores que asesinaron a César: Casio y Bruto- las efigies de éstos dos asesinos no estaban presentes haciendo gala por su ausencia, algo que los concurrentes notarían rápidamente y sería el tema reinante entre los murmuros y chimentos del funeral. Utilizando esto como referencia en uno de sus trabajos, el poeta André de Chenier pondría esta frase de moda mas de mil años y unos cuantos siglos después.
  • Empezar con el pie derecho
En los rituales paganos, al subir el altar era norma dar el primer paso largo y con la pierna derecha. Esto significaba un buen augurio y marcaba que los Dioses estarían a favor de los concurrentes.
  • Poner las manos en el fuego
En los antiguos pueblos paganos de la Germania existía la costumbre de realizar juicios ante los Dioses cuando surgía un litigio entre dos personas. Una de las formas más comunes de ver si ésta persona estaba siendo sincera era ponerle un fierro caliente en sus manos, o alguna otra parte del cuerpo. Si la persona salía corriendo significaba ser culpable.
  • Se la dio con queso
Este dicho viene del problema que representaban los roedores en los pueblos Medievales, y hace referencia al hecho de armar la trampa ratonera poniendo un queso como carnada. 
FUENTE: "Dichos populares" es una entrada original de Anfrix, una recomendable bitácora llena de anécdotas y curiosidades. ¡Gracias!

jueves, 29 de julio de 2010

¿Dónde está el Hombre?

¿Puedes encontrar al hombre de la foto? ¿Cuánto tiempo te llevó?


De acuerdo con experimentos médicos:

* Si lo encuentras en tres segundos, tu cerebro es más desarrollado que el de las personas normales.

* Si lo encuentras en un minuto, tu cerebro tiene un desarrollo normal.

* Si te tardas de 1 a 3 minutos, tu cerebro está reaccionando lentamente, ingerir más proteína te puede ser de ayuda.

* Si te tardas más de 3 minutos, tu cerebro es muy lento y la única sugerencia es ensayar con más diseños de este tipo para desarrollar esta zona del cerebro.

No es una broma, ¡el hombre realmente está ahí!

martes, 27 de julio de 2010

De verdad ¿Es útil la Filosofía?

La interrogante acerca del porque es importante la filosofía sigue todavía abierta y desde hace mucho tiempo, sin darnos una respuesta definitiva.

El enunciado toma una relevancia enorme cuando la hacemos desde nuestra situación específica, desde nuestro contexto específico formado por una cultura de contrastes, en la cual tanto pobres como ricos estamos, cada uno a nuestra manera, buscando todos los días los bienes materiales, los unos para subsistir y los otros para tener más. En este ambiente materialista, en el cual la producción, el trabajo y el consumo son los valores prioritarios, la filosofía parecería perder su sentido y su valor. Más aún, en un país en el cual la práctica de la enseñanza de esta materia ha sido fuertemente desvalorizada por diferentes razones, hacernos esta pregunta implica también arriesgarnos a ser sometidos a serias críticas provenientes de los prejuicios y de las predisposiciones.

Sin embargo, es necesario que tratemos de hablar de manera sencilla a esta cuestión, sin perder nuestra perspectiva hondureña y teniendo en cuenta nuestra propia realidad educativa, social política y económica.
Para retornar al tema sobre la importancia y utilidad de la filosofía, me gustaría tomar un ejemplo, entre muchos, extraídos de la actualidad, de las preocupaciones actuales en nuestro país y que podrían precisarnos lo que debemos entender por filosofía o por reflexión o discusión filosófica. El ejemplo tiene que ver con las agresiones de las que son víctimas las personas en el transporte público en ciertos barrios de nuestras ciudades. A justo título, los responsables políticos locales o nacionales expresan su preocupación, las autoridades hacen « redadas» y, juntos, expresan juicios generales como: « los jóvenes de hoy no tienen valores”; “en Honduras no hay valores”. Eso es, en cierta manera, verdad. Sin embargo, para que los ladrones o los violadores tengan una verdadera toma de conciencia de esta “falta de valores”, sería necesaria en ellos una reflexión de naturaleza filosófica, sobre los valores, sobre la moral, sobre la conducta humana. Esa reflexión debió haberse realizado desde los primeros asomos de conciencia en el niño y desde la escuela. Esta reflexión debe realizarse hoy, a partir de la discusión fundamentada de temas sobre el Bien, sobre la Justicia, sobre la Igualdad, sobre el Trabajo, sobre el Derecho y el Deber, sobre los medios de producción, sobre la justa repartición de bienes en la sociedad, sobre la corrupción. Repeto, se trata de una reflexión que se fundamenta en lo que los especialistas han dicho sobre eso, para luego ser interiorizado, aplicado y transferido a nuestra propia realidad. De esta manera, hacemos de lado la tendencia de entender a la filosofía como un simple discurrir de opiniones sobre cualquier tema general.

Para que la reflexión filosófica tenga sentido, hay que crear en los infractores, no solamente la conciencia sobre su conducta agresora sino que hay que ayudarles a conseguir los medios para que transformen su situación propia. No basta entonces con militarizar y reprimir: se trata de educar y al mismo tiempo de procurar los medios para un cambio.

Notemos justamente que un tipo de reflexión sobre un problema de esta índole, debe ser llevada a cabo desde diversas disciplinas, tales como la sociología, el trabajo social, la psicología, la economía, etc.

A través de este ejemplo, creo que he expuesto claramente que el recurso a la reflexión filosófica es necesario quizás hoy más que nunca en nuestro país.

Nos damos cuenta pues, que la filosofía no se trata de una reflexión aislada y vacía; además, ella sola, con sus propios medios, no puede solucionar por arte de magia un problema de la naturaleza como el que acabamos de exponer y cuyas raíces están profundamente enterradas en la corrupción, en el hambre y en el desempleo de nuestro país. Sin embargo, creo que la iniciación a la filosofía desde muy temprana edad, es un buen ejercicio para desarrollar en los niños y en los jóvenes la capacidad de la reflexión, medio a través del cual se aprende la libertad de pensamiento.
Defiendo entonces la postura siguiente: la reflexión filosófica debe ser un hecho educativo que debe iniciarse desde la escuela y antes, en cuanto sea posible.

jueves, 1 de julio de 2010

Hinchas virtuales y lo mejor del mundial

Acaba de terminar el mes de junio, ¡el mes del mundial! mes de entusiasmo, alegría, tristeza y un sin número de emociones para mi país, y no es para menos nuestra selección de fútbol hacia su debut después de 28 años de larga espera en un campeonato mundial que poco a poco se va terminando, paso el tema de que si era correcto suspender las clases y declarar feriado, (cosa que yo, por el tiempo de duración de cada partido estube de acuerdo) los jugadores, el entrenador,  el viaje de "pepe" & Cia a Sudáfrica, cosas que se hablaron y que ahora quedaron atrás.

He puesto así el titulo de esta nota en base a algo que me encuentro con constante regularidad en internet principalmente en las páginas de noticias deportivas o videos de Youtube relacionados con el fútbol, y es el exceso de insultos entre aficionados latinoamericanos, no es extraño navegar por allí y  inevitablemente leer comentarios racistas, xenofóbicos, discriminatorios y burlescos que ponen el punto negro a la información.

Algo interesante sucedió el pasado martes en el partido del Mundial Paraguay vs Japón que me llamo la atención Yuichi Komano jugador de la selección de Japón lloraba desconsolado en el círculo central. Acababa de fallar el penal que dejaba a su país fuera del torneo y impedia que Jápon hiciera historia en esta instancia deportiva. Lucky, como le llaman en su nación, había enviado el balón fuera del marco. Paraguay no falló, gano y hizo historia.

Los japoneses lloraban en la cancha y solamente uno de sus compañeros pasaba el brazo por el hombro de un Komano hundido.

Me parece que el primero fue Edgard Barreto seleccionado paraguayo. Se acercó al japonés y en una de esas raras instancias en la vida en la que no hacen falta palabras, el paraguayo, con un gesto intentó consolar al hombre que les había abierto sin querer las puertas de cuartos de final. No fue el único, luego llegó Nelson Valdez y el fútbol nos mostró su mejor cara. La que vemos tan pocas veces.

Creo que ese gesto debe repetirse a diario en todos los aspectos sociales, pareciera que estamos en una permanente lucha entre clases en donde la solidaridad, la comprensión, la tolerancia, el respeto y el valor a la libertad se han perdido por completo.

No veo lo necesario de las ofensas entre fanáticos después de todo sólo es un partido de futbol, dónde no se  juega ni nuestra soberanía, ni nuestra dignidad como país, ser ciudadano de un lugar va más allá del ponerse una camiseta y apoyar 90 minutos. Aquellos que reaccionan con violencia en contra de un pueblo, no es más que una muestra de lo asustados y pequeños que se sienten los agresores. Si todos aprendiéramos de este gesto, definitivamente viviríamos en un mundo mejor.
Con el deporte, como se ve con el futbol, es donde en verdad se ve el honor de los guerreros la valentía de los hombres y la nobleza del espíritu humano.