jueves, 1 de julio de 2010

Hinchas virtuales y lo mejor del mundial

Acaba de terminar el mes de junio, ¡el mes del mundial! mes de entusiasmo, alegría, tristeza y un sin número de emociones para mi país, y no es para menos nuestra selección de fútbol hacia su debut después de 28 años de larga espera en un campeonato mundial que poco a poco se va terminando, paso el tema de que si era correcto suspender las clases y declarar feriado, (cosa que yo, por el tiempo de duración de cada partido estube de acuerdo) los jugadores, el entrenador,  el viaje de "pepe" & Cia a Sudáfrica, cosas que se hablaron y que ahora quedaron atrás.

He puesto así el titulo de esta nota en base a algo que me encuentro con constante regularidad en internet principalmente en las páginas de noticias deportivas o videos de Youtube relacionados con el fútbol, y es el exceso de insultos entre aficionados latinoamericanos, no es extraño navegar por allí y  inevitablemente leer comentarios racistas, xenofóbicos, discriminatorios y burlescos que ponen el punto negro a la información.

Algo interesante sucedió el pasado martes en el partido del Mundial Paraguay vs Japón que me llamo la atención Yuichi Komano jugador de la selección de Japón lloraba desconsolado en el círculo central. Acababa de fallar el penal que dejaba a su país fuera del torneo y impedia que Jápon hiciera historia en esta instancia deportiva. Lucky, como le llaman en su nación, había enviado el balón fuera del marco. Paraguay no falló, gano y hizo historia.

Los japoneses lloraban en la cancha y solamente uno de sus compañeros pasaba el brazo por el hombro de un Komano hundido.

Me parece que el primero fue Edgard Barreto seleccionado paraguayo. Se acercó al japonés y en una de esas raras instancias en la vida en la que no hacen falta palabras, el paraguayo, con un gesto intentó consolar al hombre que les había abierto sin querer las puertas de cuartos de final. No fue el único, luego llegó Nelson Valdez y el fútbol nos mostró su mejor cara. La que vemos tan pocas veces.

Creo que ese gesto debe repetirse a diario en todos los aspectos sociales, pareciera que estamos en una permanente lucha entre clases en donde la solidaridad, la comprensión, la tolerancia, el respeto y el valor a la libertad se han perdido por completo.

No veo lo necesario de las ofensas entre fanáticos después de todo sólo es un partido de futbol, dónde no se  juega ni nuestra soberanía, ni nuestra dignidad como país, ser ciudadano de un lugar va más allá del ponerse una camiseta y apoyar 90 minutos. Aquellos que reaccionan con violencia en contra de un pueblo, no es más que una muestra de lo asustados y pequeños que se sienten los agresores. Si todos aprendiéramos de este gesto, definitivamente viviríamos en un mundo mejor.
Con el deporte, como se ve con el futbol, es donde en verdad se ve el honor de los guerreros la valentía de los hombres y la nobleza del espíritu humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada